Filipinas, pionera en iniciativas de smart money y GCash

En Filipinas, ocho de cada diez hogares carecen o tienen un acceso limitado a los servicios financieros.

En Filipinas, las condiciones geográficas,  está formada por 7.500 islas – 2.000 de ellas deshabitadas- y demográficas, más de 100 millones de habitantes – el 13º país más poblado del mundo -, del país están provocando que surjan innovaciones móviles para facilitar las comunicaciones entre sus habitantes y superar los retos y las problemáticas de un país con millones de habitantes y tan dispersos en miles de islas. Un ejemplo es la smart money, o dinero inteligente móvil, que ha tomado un enfoque innovador para cubrir la demanda de pagos y envíos de dinero a través del móvil, convirtiéndolo en tarjetas prepago o de crédito para realizar operaciones financieras.

En Filipinas, ocho de cada diez hogares carecen o tienen un acceso limitado a los servicios financieros. Aprovechando el uso de los teléfonos móviles y, posteriormente, de los smartphones las soluciones de mobile money ayudan a miles de filipinos a salir de la pobreza. En este sentido, son muchas las ONG’s, instituciones de micro-créditos y autoridades monetarias las que han iniciado muchas iniciativas inclusivas para llevar el mobile money a los grupos de población que están al margen del sistema económico-financiero. Por ejemplo, en 2013 tras el tifón Haiyan que devastó la isla filipina de Leyte, las empresas de tecnología social Qualcomm y Hapinoy facilitaron a emprendedores locales servicios de mobile money para utilizarlos en sus tiendas “sari-sari”. Esta tecnología móvil contribuyó en la reconstrucción económica de la isla.

smart-money

El 37% de la población filipina no tiene acceso a los bancos tradicionales. Con los servicios de mobile money los usuarios pueden comprar y vender servicios, pagar suministros y enviar y recibir dinero. De hecho la primera solución de mobile money surgió allí en 2001 con el llamado Smart Money con el fin de ampliar el acceso de la población a los servicios bancarios. Tres años más tarde, otra empresa de telecomunicaciones lanzó GCash para ofrecer un servicio de remesas y de envío y recepción de dinero de filipinos que habitan fuera del país. Desde su lanzamiento, GCash procesa las remesas de ocho millones de filipinos que trabajan en el extranjero. Por su parte, el banco central de Filipinas ha tenido un rol positivo en la creación de un marco de regulación para permitir a instituciones financieras y empresas de telefonía que ofrezcan servicios de mobile money.

En 2015, las remesas  en el este de Asia y en el área del océano Pacífico aumentaron en un 4.2% y supusieron más de 127 mil millones de dólares. Filipinas fue en 2105 el tercer país del mundo que recibió más remesas. Los trabajadores filipinos en el extranjero enviaron 28 mil millones de dólares al país. La lista la encabeza la India con 70 mil millones de dólares y China con 64 mil millones de dólares. En ese año, a Filipinas llegaron 28 mil millones de dólares.